viernes, 19 de octubre de 2012

El salto de Baumgartner y su malísima versión hollywoodense

Felix Baumgartner a punto de saltar desde la estratósfera
El 14 de octubre de este año, el paracaidista Felix Baumgartner completó con éxito su salto más importante: saltó a tierra desde un globo de helio que lo llevó a 39.045 metros de altura. Sí, eso ya es la estratósfera, y era lo último que le quedaba por hacer, después de haber saltado de edificios, aviones, puentes, e incluso hacia el interior de cuevas. Entre otros récords, fue el primero en cruzar el Canal de la Mancha planeando en caída libre. Antes de este salto, y como parte del Proyecto Stratos, Felix hizo otros dos saltos de prueba, desde 21,818 y 29,460 m respectivamente. La velocidad de caída alcanzada fue de 1.342 km/h, o Mach 1,24, lo que lo transformó en el primer humano en superar la barrera del sonido sin usar un vehículo.





Esta es una animación que muestra cómo fue el ascenso del globo, llevando a Felix dentro de una cápsula hasta la altura del salto, y una simulación del mismo. Se ve también cómo el globo se hincha al ir asendiendo. Esto es porque, como a mayor altura hay menos presión, el helio que contiene va ocupando cada vez más espacio.

La cápsula llevó varias cámaras para documentar el momento del salto. Este video es un resumen, en el que se eliminaron los minutos de caída libre filmada desde tierra. Se puede ver a Felix salir por la escotilla, soltar su suministro de oxígeno, pararse en el escalón, mostrar el OK a la cámara superior y dar el salto al vacío. Podemos ver los primeros segundos de caída libre desde la perspectiva del globo y luego el aterrizaje en paracaídas.


A principios de este año, se estrenó la película Lockout, una mala mezcla de Fuga de Nueva York y Duro de Matar, donde el protagonista, como siempre condenado injustamente, es enviado a una prisión de máxima seguridad ubicada en el espacio. Hacia el final de la misma, podemos ver una versión hollywoodense del salto de Baumgartner, pero desde una estación espacial, es decir, una altura mucho mayor que la estratósfera (la ISS se mantiene a una altura de entre 300 y 400 km, contra los 39 de la Stratos). Como suele pasar, el cine nos decepciona. Primero, algo muy común en las películas que se desarrollan en el espacio, dentro de la estación espacial había gravedad. El recurso habitual suele ser mostrar que la estructura gira, generando una fuerza centrífuga que dé la ilusión de gravedad y "pegue" a los astronautas a las paredes, que para ellos pasan a ser el suelo. Pero ese no parece ser el caso, ya que, al momento del salto, los protagonistas corren con el suelo en sentido paralelo al eje de rotación de la estación. Segundo, si bien en los primeros minutos de la película veíamos astronautas flotando fuera de la estación, presumiblemente haciendo reparaciones, parece que después los guionistas se olvidaron de que los objetos flotan en el espacio, porque los protagonistas se arrojan desde una puerta y caen rápidamente hacia la Tierra, en lugar de salir flotando. Luego, como no pueden faltar las explosiones a último momento, una bomba (o algo parecido) hace volar la estación y los fragmentos dejan inconsciente a la chica. Esto deja al héroe con la tarea de agarrarla antes del reingreso a la atmósfera terrestre, para lo cual hace skydive en el espacio, algo imposible porque no hay aire. Después, activa el mecanismo que los libera de los trajes espaciales, trajes supuestamente aptos para soportar las temperaturas de reentrada, de más de 1.500 ºC, que hoy sólo toleran las placas de cerámica de los escudos térmicos que llevan los transbordadores y las cápsulas espaciales. Entonces, se engancha a la chica y abre su propio paracaídas, que por suerte tenía y que, también por suerte, era apto para el peso de dos personas.

video

En fin, la realidad sigue siendo mejor que la ficción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios son bienvenidos. Si entrás como anónimo, por favor dejá algún nombre o seudónimo.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.